Experiencias

Beneficios del baile a partir de los 40.

La socialización es importante para todos porque ayudar a prevenir la depresión, la soledad y la ansiedad, mejorar la salud mental y física, y aumentar la satisfacción con la vida.

El baile trabaja todos estos beneficios (y más). Una actividad ideal a partir de los 40 años ya que trabaja muchas áreas físicas y emocionales que es conveniente empezar a cuidar.

En este texto te contamos algunos de los beneficios que tiene el baile a partir de los 40 años.

▪ Mejorar la autoestima y la seguridad en sí mismo

Es cierto que la autoestima y la seguridad en uno mismo son aspectos importantes de la salud mental y emocional a cualquier edad, y especialmente a medida que envejecemos.

El baile puede ser una excelente forma de mejorar la autoestima y la seguridad en uno mismo a partir de los 40 años, ya que puede proporcionar muchos beneficios a nivel físico, mental y emocional.

La sensación de logro y satisfacción personal al ver progresar las habilidades y sentirse más cómodo y seguro al bailar, la confianza en uno mismo al sentirnos más seguros y cómodos al movernos, así como un mayor conocimiento de nuestro cuerpo nos ayudan a conseguir más confianza en nosotros mismos.

▪ Mejorar la condición física y la coordinación

El baile es una forma de ejercicio aeróbico que puede ayudar a mejorar la salud cardiovascular y a reducir el riesgo de enfermedades cardiovasculares.

Además, se involucran movimientos que tonifican y fortalecen los músculos y los huesos, lo que puede ayudar a prevenir la pérdida ósea y muscular a medida que envejecemos.

El baile también requiere coordinación y equilibrio, lo que puede ayudar a mejorar estas habilidades y a prevenir caídas.

▪ Trabaja la memoria

El baile puede ser una excelente forma de trabajar la memoria, ya que puede involucrar la repetición de patrones de movimiento y la ejecución de pasos de baile específicos. Esto puede ayudar a mejorar la capacidad de memoria a corto y largo plazo y a mantener el cerebro activo y en forma según confirman numerosos estudios.

▪ Mejora la flexibilidad

También es una excelente forma de mejorar la flexibilidad, ya que involucra movimientos que estiran y tonifican los músculos y las articulaciones. Esto ayuda a aumentar la amplitud de movimiento y a mejorar la postura y el equilibrio.

▪ Proporciona bienestar y energía

Es cierto que el baile proporciona una gran sensación de bienestar y energía. El baile es una forma divertida y efectiva de hacer ejercicio que puede quemar calorías y mejorar la condición física. Además, de ser una forma efectiva de liberar el estrés y la ansiedad. Está demostrado que mejora el estado de ánimo por lo que contribuye a una mayor sensación de bienestar y energía.

▪ Reduce el estrés y desconecta la mente

El ejercicio libera endorfinas que químicamente ayudan a nuestro organismo a mantener el buen humor. Nos ayuda a distraer la mente y nos obliga a concentrarnos en el presente de una forma divertida. Por eso el baile puede ser una forma divertida y efectiva de liberar el estrés y la ansiedad y mejorar el estado de ánimo.

▪ Socializa y diviértete

Las clases de baile son una excelente oportunidad para conocer a otras personas y socializar con ellas ya que los grupos de baile (y de cualquier actividad) proporcionan una gran sensación de conexión y comunidad.

¡Por qué no empezar el nuevo año bailando!

Tenemos motivos de sobra para bailar, ahora lo que importa es el cuándo.
Si tienes 40 años o más, ya sabes todo lo que el baile puede ofrecerte física, mental y emocionalmente.

¡Es una excelente forma de ejercitarse, divertirse y mantenerse saludable!

¡Así que anímate a bailar en Escuela de baile Sandra García!

Conexión inexplicable.

BAILANDO PUEDES LLEGAR A SENTIR, con una persona con la que ni siquiera has hablado, UNA CONEXIÓN INEXPLICABLE.

Bailando transmitimos y recibimos una energía, que nada tiene que ver con el aspecto físico, ni con la edad. Es algo íntimo que se siente mientras dura el baile, y que no implica otro tipo de relación. Esa conexión mágica puedes sentirla con tu pareja o no, como ya he dicho antes, no tiene nada que ver con que nos conozcamos, y tampoco con que sepamos bailar mejor o peor. Es algo que ocurre y no se realmente porque, pero es genial.

Muchas veces buscamos que esto ocurra con nuestra pareja, sobre todo cuando comenzamos a bailar, porque nos parece lo lógico. Y como tenemos mucha confianza con ella, la machacamos con “consejos” o “críticas” bien intencionadas, consiguiendo exactamente lo contrario: que nos sintamos más incómodos bailando juntos, que dejemos de disfrutar e incluso que nos enfademos. Y si encima nos llevamos ese enfado a casa, conseguimos que el bailar deje de ser algo satisfactorio en nuestra relación.

El baile cambiando de pareja nos hace ser más conscientes de nuestros errores. El guiar o el dejarnos llevar por más de una persona, nos ayuda a enriquecer nuestro baile. Aprendiendo a ser más claro a la hora de indicar los movimientos y a ser más sensible a la hora de entenderlos.

Lo que está claro, es que si practicamos baile social, lo ideal es interactuar con más personas, y disfrutar al máximo cada una de las canciones. Si surge esa conexión…. MAGNÍFICO!!!… Y si no surge con esa persona, … disfruta de la música y muestra tu mejor sonrisa. Quién sabe si la próxima vez que bailéis juntos, pueda sorprenderte.

Pero lo que NUNCA tenemos que hacer es ENFADARANOS o FRUSTRARNOS. Todo requiere un proceso de aprendizaje y cada uno tenemos nuestro ritmo. Ten paciencia, sobre todo con tu pareja.

RECORRE TU CAMINO Y DISFRUTA DE CADA PASO.