Tango Argentino

Hay dos formas de entender el tango, como un caminar al que se le intercalan pasos, elementos, y figuras, o también como un paso base al que se le intercalan figuras. En el primer caso, nos dará un baile de desplazamiento lento por el borde de la pista, mientras que en el segundo, el desplazamiento será aleatorio y discontinuo. Al primer estilo se le puede llamar «tango caminado» y es el habitual en las salas de tango o milongas. El segundo sería un «tango de salón», y es el habitual en las salas de baile de salón. Según se va avanzado en el aprendizaje, ambas formas van confluyendo en una misma forma de bailar.
El elemento más importante del baile son los ochos, que pueden ser hacia adelante, o hacia atrás, y que son realizados mayormente por las mujeres. La correcta realización de estos ochos requiere algo de práctica, pero es básica para conseguir bailar con un buen estilo.
El agarre en la caminada es un abrazo con mucho contacto, que puede abrirse para la realización de figuras complejas. Manejar la distancia entre bailarines es importante, porque esta es variable.
Se suele bailar con el compás 2×4, es decir, con un paso por pulsación fuerte. Pero la música tiene muchas síncopas y cambios rítmicos, que provocan cambios e improvisaciones en el ritmo del baile. El ritmo es, en general, bastante lento. Según se va conociendo el baile, uno puede atreverse a bailar con doble velocidad en algunas partes del baile. Además, también se pueden hacer paradas en momentos en que la música las sugiera. El resultado es un baile creativo, variado, y pasional.
Es un baile que muchos creen que es difícil, y no es así. Lo que ocurre es que su coreografía es casi infinita, con lo que puedes estar aprendiendo toda la vida, pero bailarlo de forma sencilla es posible con pocas clases y un poco de práctica con los ochos.
Una vez se tienen los conceptos y los pasos básicos, se pueden ir introduciendo elementos y figuras cada vez más complejas, que irán dando al baile mayor vistosidad y espectacularidad.
Hay que rendir tributo a los creadores del tango, porque nos han dado un baile completamente diferente a todos los demás, con una riqueza coreográfica que no tiene ningún otro baile.