Este es un lugar de aprendizaje, interacción y diversión para los amantes del baile, que siempre han disfrutado de él, quieren seguir aprendiendo, y buscan un espacio para liberar tensiones, olvidar preocupaciones y tener tiempo de calidad con ellos mismos, sus parejas o amigos.

También es la escuela para aquellos que piensan que el baile no se les da demasiado bien, pero disfrutan del momento y no buscan la perfección, sino pasar un buen rato rodeados de personas con buena energía y ganas de disfrutar.

Aquí nadie viene a competir, sino a compartir, reír y disfrutar en buena compañía, de la mano de alguien que ama el baile.

Baila para conectar

contigo mismo y con los demás

Qué dicen nuestros alumnos

¡Hola! Soy Sandra. Tu profesora y directora de la escuela de baile

Aunque siempre me ha gustado mucho bailar, mis comienzos en el mundo del baile fueron tardíos.

De pequeña mi madre quiso apuntarme a clases de ballet, pero en ese momento yo estaba más interesada en practicar karate.

Cuando tenía aproximadamente 18 años, quedé prendada del Tango Argentino y me apunte a clases de bailes de salón, ya que uno de los bailes que impartían era el tango. Luego descubrí que este estilo de tango, no tiene nada que ver con el Argentino, pero continué aprendiendo y disfrutando de los diez ritmos que se enseñan dentro de este estilo de baile.

Con el tiempo pasé al mundo del baile deportivo, y estuve compitiendo durante varios años, hasta que me fue imposible dedicar a los entrenamientos el tiempo necesario para obtener buenos resultados en los niveles alcanzados.

Ahora estoy inmersa en el mundo de la salsa y la bachata, y aunque he hecho algún curso de Tango Argentino, sigo teniendo ese espinita que algún día me quitaré, de poder dedicarle mucho más tiempo a este baile que me enamora.

Collage alumnos escuela